llamas

👴🏿 #44 ¿Y si aquello que recuerdas es mentira?

No, no vengo a hablaros de este Mundial, creo que a muy poca gente le apetece.

Probablemente, esta edición está siendo la más odiada de la historia, por muchos motivos.

En cambio, vengo a preguntaros cuál fue vuestra edición favorita.

Porque un Mundial no es solo furbo (que también), sino cultura, política, narrativa e imaginario colectivo que perdura en el recuerdo.

Yo lo tengo claro: el Mundial de Italia 90.

Ya sea por su mascota basada en celdas de Excel, porque su videojuego de la SEGA Megadrive fue el primero que toqué o porque su himno es una absoluta pasada.

Llegados a este punto, quizá eres una persona que dice: “Pero Daniel, estoy echando cuentas y no pudiste disfrutar de ese Mundial, quizá ni siquiera existías durante esa época”.

Y no te faltaría razón.

Lo que acaba de ocurrir se llama “Efecto Mandela” y es otro de mis queridos sesgos cognitivos, esta vez en referencia con la confusión de recuerdos. Debe su nombre lógicamente a Nelson Mandela porque, cuando murió en 2013, mucha gente tenía la sensación de que ya había muerto hace años.

Otras manifestaciones famosas de este efecto es que Darth Vader nunca pronunció la frase “Luke, yo soy tu padre”, el señor del Monopoly no lleva monóculo, Mickey Mouse no usa tirantes, ni Pikachu tiene la cola con una franja negra.

Y, por supuesto, yo no viví el Mundial de Italia, a pesar de que jugué a ese videojuego o haya escuchado mil veces la canción.

Esto no sucede solo a nivel visual o en referencia a personajes famosos.

¿No os pasa a veces que, de tanto contaros alguien la misma anécdota, acabas pensando que estabas allí presente?

De hecho, muchos entrepenuchis juegan en cierta manera con el Efecto Mandela para confundir a los demás.

“Si doy la sensación de que soy una empresa desde el primer momento, la gente creerá que lo soy”.

“Si hablo de este producto durante el suficiente tiempo, la gente creerá que ya lleva mucho lanzado”.

“Si subo suficientes fotos en espacios que parecen oficinas, la gente creerá que tengo una”.

A mí a veces me pasa del revés, que hay cosas que llevo haciendo varios años y, como hablo poco de ellas, nadie sabe que las he estado haciendo.